Criticar la crítica/Entrevista

Criticar la crítica: entrevista a Liliana Pedroza

Foto de Alicia Arvayo

Foto de Alicia Arvayo

La entrevista que presentamos a continuación pertenece a la serie «Criticar la crítica». En esta ocasión tuvimos la oportunidad de charlar con Liliana Pedroza (Chihuahua, 1976), quien ha ejercido la crítica tanto desde la narrativa como del ejercicio ensayísitco. Cabe mencionar que la serie es alimentada de manera periódica y conforme nuestros invitados van sumándose a este diálogo.

Por supuesto que hay mujeres en la crítica literaria mexicana, cada vez somos más, aunque es cierto que no compartimos en la misma medida espacios de creación y de reflexión similares. Pero no se trata de llenarlos con cuotas de género, esos lugares tendrían que estar abiertos a nuevos acercamientos al conocimiento, a diversidad de pensamiento crítico y no a una verdad unívoca, seamos hombres o mujeres. Hay que pensar que un esquema literario o social lo alimentamos todos a diario, todos somos responsables de ello.

¿Acaso existe algo así como un estado de la crítica literaria actual? Si fuera así, ¿cuál es?

Yo no percibo un estado único de la crítica literaria, sino polifónico, diverso en enfoques e intereses. Para verlo hay que salirse de los mismos circuitos literarios e indagar en espacios independientes, minoritarios muchas veces. Si no estamos expuestos a una forma de crítica endogámica, repetitiva.

Si hay una nueva manera de leer, acudiendo a los nuevos dispositivos de lectura, ¿consideras que existan o deban existir nuevos modelos de crítica?

Lo que han traído los nuevos dispositivos de lectura es la inmediatez con que podemos acercarnos a textos que anteriormente por caminos muy complejos podían llegar o no a nuestras manos. Te hablo desde la experiencia de vivir en el norte de México, tan alejado del centralismo cultural, donde a veces ni siquiera llegaban los periódicos nacionales. La adquisición de ciertos libros fuera de mercado implicaba un labor de rastreo en medio de nuestro desierto literario. En esa época, que parece distante, éramos verdaderos cazadores de libros.

Pero ahora el panorama de lecturas se ha expandido y es posible dialogar con una diversidad de textos no importa dónde se editen. Con los dispositivos podemos encontrarnos de manera rápida con las fuentes de un texto, contrastarlas, profundizar. La experiencia de la lectura ya no sólo es visual, puede ser sonora o implicar otros sentidos.

Es probable que la crítica esté cambiando cuando, a través de internet, los lectores pueden establecer contacto con el autor y crear un foro interactivo con él para corregir, ampliar, actualizar. Entonces la crítica se replantea y hace que un texto no permanezca estático. No es que eso no haya pasado antes durante los congresos, las lecturas públicas, incluso los cafés o las cantinas; sino que ahora sucede más porque ya no se necesita estar en el mismo espacio físico, ni siquiera al mismo tiempo. Pienso en los foros de lectores de ciertas sagas literarias donde los participantes no han leído una vez sino dos o tres veces los libros, dan seguimiento y se vuelven expertos en tramas y personajes, comentan y dialogan con el escritor que está escribiendo el siguiente libro. Ojalá tuviéramos un público tan cautivo como ése y tan numeroso. En este sentido el proceso creativo ya no es un acto solitario sino de alguna manera colectivo.

¿Crees que sea necesario establecer diferencias entre la crítica académica y el periodismo cultural? ¿Cuáles serían sus puntos de contacto o de qué manera podrían conciliarse?

Cada uno tiene su espacio y sus lectores, una escritura con su propia respiración. El periodismo cultural muchas veces cubre la pertinencia de la actualidad, tiene una fecha de entrega, se reflexiona desde la perspectiva del presente, de las ideas que discurren en ese momento. En la crítica académica el proceso es más largo, puede llevar años macerar una idea que conduzca a una cierta mirada literaria.

El periodismo cultural es la primera toma de contacto con el «objeto» cultural, acerca a los lectores con obra o autor, hace de guía en ese paseo literario por las ofertas culturales. A la crítica académica no le interesa tanto lo inmediato pero se sirve del periodismo cultural para tomar la temperatura ambiente de una época, por ejemplo. Mucho de lo que sucede con los libros son asuntos extraliterarios y el periodismo cultural forma parte de eso, lo que se dice pero también los silencios marcan destino de una obra.

En una de las entradas de esta serie, Jorge Téllez cuestiona lo siguiente “¿no existen mujeres que escriban crítica literaria en México? Si tomáramos esta sección de entrevistas como una muestra, parecería que no”. Y agrega “urge que nuevos espacios como éste reflexionen y pongan en duda el esquema literario machista que predomina actualmente, para incluir voces que comúnmente no se incluyen en otros medios”. ¿Qué opinas con respecto a este comentario? 

Por supuesto que hay mujeres en la crítica literaria mexicana, cada vez somos más, aunque es cierto que no compartimos en la misma medida espacios de creación y de reflexión similares. Pero no se trata de llenarlos con cuotas de género, esos lugares tendrían que estar abiertos a nuevos acercamientos al conocimiento, a diversidad de pensamiento crítico y no a una verdad unívoca, seamos hombres o mujeres. Hay que pensar que un esquema literario o social lo alimentamos todos a diario, todos somos responsables de ello.

¿Cuál es el lugar de la reseña en el panorama de la crítica? ¿Qué tan pertinente es hoy?

La reseña es una antesala a la crítica y puede ser llave que conduzca a otras puertas. La reseña es pertinente si se sabe leer en ella, lo digo desde la perspectiva de la crítica literaria, pues en la reseña cohabitan muchos intereses que no siempre son literarios. En un lector puede ocurrir básicamente dos cosas: orientarlo a una mejor lectura de una obra o desorientarlo. Pero habría también que confiar en el lector agudo que sospecha de reseñas y libros.

¿Hay lugar para nuevos críticos a partir de la reseña?

Por supuesto, debería ser además una buena gimnasia de reflexión para la crítica de largo aliento.

¿Cuál es la relación de la crítica literaria con los hábitos sociales actuales?

La crítica literaria a veces es ventana o espejo de la sociedad actual, y no debe estar limitada a ello. La crítica como la literatura también tiene que mirar con catalejos en ambas direcciones de la historia, incluso imaginarla.

Ante la percepción de la crisis de los géneros literarios como denominación, ¿cuál es la función de la crítica?

Que no debería haber tal percepción, los géneros literarios sólo son un modo aproximativo de la literatura pero no la abarca, son más bien una convención para ordenar los libros en las bibliotecas. La literatura muta, los géneros se trasvasan, de ahí la imposibilidad de definiciones estáticas; lo que la crítica tendría que hacer es acercarse a la literatura desde otros flancos, no sólo desde la casilla de un género.

_______________

Liliana Pedroza Castillo es narradora, ensayista y crítica. Licenciada en Letras Españolas por la Universidad Autónoma de Chihuahua con estudios de doctorado por la Universidad Complutense de Madrid. Ha obtenido el Premio Nacional de Cuento Joven Julio Torri 2009, el Premio Chihuahua de Literatura 2008 en género cuento; Premio Extraordinario de Cuento Hiperbreve en el Concurso Internacional de microficción Garzón Céspedes y la Mención de Honor del Concurso Nacional de Cuento Agustín Yáñez. Ha sido incluida en diversas antologías como Gaviotas de azogue; La conciencia imprescindible, ensayos sobre Carlos Monsiváis; Nuestra Aparente Rendición, Los colores del recuerdo. Chihuahua, ríos de luz y tinta y El sol sobre los ojos. Ha publicado también en revistas culturales nacionales y extranjeras, y algunos de sus cuentos han sido traducidos al francés y griego.

Es autora del libro de ensayo Andamos huyendo, Elena (Tierra Adentro, 2007), y los libros de cuentos Vida en otra parte (Ficticia Editorial, 2009) y Aquello que nos resta (Tierra Adentro, 2009).

Su página de autor es: www.lilianapedroza.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s