Crítica de poesía

Es un decir, de Ricardo Cázares

Es-un-decir_2

Por Reyes Rojas

 Ricardo Cázares

Es un decir

Fondo Editorial Tierra Adentro

2013

 

Es un decir (FETA, 2013), de Ricardo Cázares, parte de la desconfianza necesaria para que toda poesía ocurra, una desconfianza clara y decidida ante el lenguaje y, por lo tanto, ante la realidad o viceversa; sin embargo, es cierto que esa desconfianza no basta y urge un abandono total hacia la vida, hacia el oficio, algo parecido a la fe en esa misma realidad, la suficiente, al menos, para dejarse atravesar por ella.

Ambas cosas, la desconfianza y el abandono, conviven poderosamente en los poemas de Cázares. El libro abre con un epígrafe de John Taggart: «The Chinese in the drought of 1867-1869 reportedly confused rustling of dry leaves for rain». Éste es un verdadero índice de lectura o advertencia que nos habla de cómo las necesidades más íntimas de los seres humanos, pueden causar los delirios más sublimes; en este caso, la sequía manifiesta en el sonido de hojas secas, al quebrarse guarda la ilusión del agua, de la lluvia.Del mismo modo, lo que vemos, lo que sentimos, nuestros pensamientos, nuestros recuerdos y el arte, la poesía misma, son un decir que se parece a la vida. Cázares lo escribe así:

cita1

El poemario tiene tres secciones: «A veces uno se confunde», «Pretérito perfecto» y «Algo mejor que la luz»; cada sección se entreteje con las otras formando un rizoma de sentido, que posibilita la germinación de cada poema sin que ninguno se erija como centro o raíz, un espacio de atención para el instante poético, o los instantes manifiestos a través de lo cotidiano como puede ser un día de campo, la disección de una rana, la preparación del té, la escritura (lectura) de un poema, una mesa puesta, etcétera.

En «A veces uno se confunde» el yo poético se mira a sí mismo, a su entorno inmediato, íntimo, y marca un punto de fuga que se extiende y delimita el estilo que mantendrá el poemario completo tanto en el acomodo de los versos en la página, como en el campo semántico:

 cita2

Con una escritura reflexiva y autoconsciente de sus medios, Cázares recrea un mundo a través de un diálogo con los sentidos y se construyen referentes que se engranan con los apartados posteriores. No como un pez en el agua, la voz poética mira, oye, huele, habla de lo que percibe y busca algo, un asidero, «algo muy dulce o muy suave/alguna cosa perfumada y pasajera/algo en el aire en la punta de la lengua algo real».

En «Pretérito perfecto» es posible intuir algunas influencias de Cázares y palpar una de las características principales de su obra, no sólo como poeta, sino como traductor: el apego por la poesía en lengua inglesa. A partir de esta sección mantiene un diálogo más evidente con la vertiente modernista de la poesía anglosajona, que luego es reforzado en la última sección, ya que, además de los guiños más obvios a poetas como Wallace Stevens, Basil Bunting y Ezra Pound, se deja entrever la lectura de poetas como Robert Creeley, Charles Olson, Robert Hass y William Carlos Williams, entre otros.

Es también en esta sección donde se trata más a fondo el tema de la escritura y su relación con la memoria y el pensamiento, ¿qué es la poesía y cómo se hace?, son preguntas que resuenan entre los versos de Cázares, aunque nunca se respondan, pues la desconfianza, la confusión del agua en las hojas secas se mantiene: «qué raro/esa palabra que perdí/hace diez años/la fui a encontrar bajo un vestido/[…]/y lo raro/lo de veras insondable/de toparla así/de golpe/es que el poema/no quede inconcluso».

Finalmente, en «Algo mejor que la luz» no se abandona el lenguaje limpio y pulido de las secciones anteriores, la claridad, el espacio abierto, siguen siendo la columna vertebral de sus poemas. Si algo resalta en este último apartado es la insistencia sobre lo que es el instante y sus manifestaciones en la memoria, en la escritura; continúa la pregunta por lo que realmente queda después de haber desmenuzado cada experiencia en palabras simples, en cosas que pasan (viajes, reuniones, lecturas, recuerdos) hasta encontrar los filamentos de poesía: «debo hablar de la memoria//hay tierra fértil/en las cosas descompuestas».

No es casualidad que aquí se nos recuerde al eucalipto poundiano,aludiendo no sólo a sus Cantos[1], sino a la anécdota que hay detrás de ellos, narrada por Hugh Kenner en su libro The Pound Era, sobre el momento en que el poeta norteamericano era escoltado, a punta de pistola por dos soldados, rumbo a su internamiento militar en Pisa, cuando de pronto éste se detiene y recoge del suelo una semilla de eucalipto, para llevar consigo memoria del lugar.

Los poemas de Es un decir están llenos de semillas, de árboles crecidos que entre su maleza confunden la memoria, la vida, y la habladuría del verso, pero que conservan lo valioso del instante, la experiencia y su atesoramiento. La obra de Ricardo Cázares es una muestra gratificante de libertad y rigor que nos recuerda que, cuando se trata de poesía, nunca es mejor callar, sino arriesgarlo todo, o como diría Wallace Stevens: «is to have or nothing».

 _________________

[1]     «…es inútil vivir bajo un árbol/ahora miro la pepita de eucalipto/y la huelo/dice Pound/…eucalyptus, that if for memory».

_________________

Reyes Rojas (Aguascalientes, 1989) estudió Letras Hispánicas en la Universidad Veracruzana. Ha publicado Cartas para las islas (Filo de Agua, 2007) y en algunas revistas de circulación nacional. Actualmente mantiene el blog:  sucedeloquesucede.wordpress.com

Anuncios

Un pensamiento en “Es un decir, de Ricardo Cázares

  1. Pingback: Es un decir de Ricardo Cázares | sucedeloquesucede

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s