Artículos

El corazón primero: Gerardo Cornejo y su obra negra

la-sierra-y-el-viento-gerardo-cornejo

 

Veo mi escritura como obra negra, completa pero no terminada.

Gerardo Cornejo

Por Bruno Ríos

No recuerdo la primera vez que conocí a Gerardo. Recuerdo muy bien la última vez que lo vi, ahí sentado, en medio del patio lleno de arcos de El Colegio de Sonora, institución en la que mi madre ha trabajado los últimos 23 años, presa de la palabra y el tiempo, de los libros. Recuerdo también, entre imágenes dispersas y vagas, su casa. La casa de Caty Denman, esposa de Gerardo e investigadora del Colegio, con sus muebles rústicos y sus enredaderas, su jardín grande que siempre me pareció misterioso y fresco. En esa casa está lo que Gerardo decía era «la cueva», un cuarto que es refugio y biblioteca, en donde nacieron sus últimos cuentos, sus últimas novelas. Ya hace muchos años que no estoy en esa casa, y hace tan poco que no está Gerardo. En varias ocasiones escuché a mi madre, e incluso a ellos mismos, ofrecernos su cabaña en Yécora para pasar unos días. A mí siempre me encantó la idea de ir, aunque nunca fuimos, y si fuimos yo no me acuerdo. Yécora es de esos pueblos en medio de la sierra de Sonora que se llena de nieve en los inviernos. Cuesta llegar allá, cuesta náuseas y mareos, una carretera traicionera de curvas interminables. Ahí, dice Gerardo, se escribieron sus poemas. «La cabaña es sede de la poesía» le dijo a Lee A. Daniel en una entrevista que leí hace un tiempo, publicada en 2005 en Confluencia.

Gerardo nació en Tarachi, un pueblo perdido en la Sierra Madre Occidental, en 1937. Era Licenciado en Derecho por la UNAM, quién sabe por qué. Decía que encontró tarde su vocación de escritor. Lo que sí, como dice mi amigo Josué Barrera, es que era de esos hombres que abren caminos. Fundó la Asociación Mexicana de Población, la Sociedad de Escritores Sonorenses y El Colegio de Sonora. En 1982 se convirtió en maestro en Estudios Latinoamericanos por la UNAM. Después fue rector del «Colson» hasta 1998. A partir de entonces, Gerardo se dedicó exclusivamente a la escritura. Pasó algunos años en la Ciudad de México tratando de concretar lo que él decía era la tarea de «ser bien conocido a escala nacional» (Daniel 222).

¿Qué será esta cosa del norte que no nos deja vivir, que no nos deja irnos del todo? Digo, a Abigael Bohórquez le pasaba lo mismo. Lo que es cierto es que Gerardo, todavía después de que La sierra y el viento formara parte de la colección de Lecturas Mexicanas del Fondo de Cultura Económica en 1977, se convirtió en una de las voces más representativas de ese norte que no terminamos de saber qué es. Ahí junto a Daniel Sada y Jesús Gardea, incluso Víctor Hugo Rascón Banda diría yo, está Gerardo. Es uno de los autores de Sonora que más se ha estudiado, que más se ha leído. Además de La sierra y el viento, Gerardo publicó Al norte del milenio (1989), Juan Justino Judicial (1996), Lucía del Báltico (2013); los libros de cuentos El solar de los silencios (1983), Pastor de fieras (1999), Oficio de alas (2004), Microbios de luz (2005); las crónicas Como temiendo al olvido (1998); entre otras de importancia.

Hace algunos años me adentré en la biblioteca de El Colegio de Sonora para ver la colección de títulos que Abigael Bohórquez donó de su biblioteca personal. Ahí estaban muchos de los autores que le dijo a Daniel que eran cercanos a su corazón, Carlos Fuentes y García Márquez. ¿Qué biblioteca no los tiene a ellos de cajón? Esa biblioteca lleva su nombre desde 2008 y guarda un montón de tesoros, por lo menos para mí.

Los últimos años fueron duros para Gerardo, para Catalina, para sus hijos. Una larga enfermedad se lo fue acabando de a poco, alternándose entre su casa en Hermosillo, esa casa de mis recuerdos arriba de un cerro en donde hace muy pocos años no había nada más, desde donde es posible ver un panorama de los atardeceres del desierto; y el D.F. en donde residió los últimos años. Me gusta pensar más en Gerardo como él decía que estaba en el 2002 cuando platicó con Daniel para la entrevista: productivo y feliz, trabajando con la tierra entre las manos. Quizás entonces se convirtió en eso que decía que era La sierra y el viento, un propio homenaje al hombre común, al hombre que trabaja con las manos, en sus palabras. Prefiero recordarlo ahora, que falleció el día de ayer 28 de julio de 2014, como él mismo decía que estaba en ese entonces: «No, no tengo planes específicos. Ya basta con los planes. Estoy disfrutando de no tener horarios fijos y fechas límites y presiento que esto vaya a ser la época más productiva de mi vida» (223).

Para leer una semblanza completa de la vida y obra de Gerardo, visiten el sitio de nuestros amigos de La Casa de Viena.

Referencias

Daniel, Lee A. «Autores del desierto: entrevista con Gerardo Cornejo y Alfredo Espinosa.» Confluencia: Revista Hispánica de Cultura y Literatura (2005): 219-224. Documento.

_____________

Bruno Ríos Martínez de Castro es escritor, editor y crítico literario. Es Licenciado en Lengua y Literatura Hispánicas por el Tecnológico de Monterrey y candidato a doctor en Literatura Hispánica por la Universidad de Houston. Es autor de los poemarios La blanca espera del tren (Editorial Foc, Barcelona, 2012) y Sequía (Editorial Foc, Barcelona, 2013).  Su obra crítica y literaria ha sido publicada en diversas revistas y antologías en México, Estados Unidos, Perú, Argentina y España. Se especializa en literatura mexicana contemporánea del norte, con énfasis en la poesía y narrativa que giran alrededor de temas relacionados con violencia, memoria y género. Actualmente es asistente de investigación en el Recovering the U.S. Hispanic Literary Heritage Project y editor de Frontal | Gaceta digital de crítica literaria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s