Artículos/Teatro mexicano

40 años de investigación teatral en México: Del teatro de representación al teatro participativo, un acercamiento a la labor del Taller de Investigación Teatral/UNAM (Parte II)

Núñez, Nicolás (2014). CEART/Tecate, Baja California. Foto por Daimary Moreno

Núñez, Nicolás (2014). CEART/Tecate, Baja California. Foto por Daimary Moreno

Por Daimary Sánchez Moreno

Con una influencia viva dada a partir del acercamiento con Grotowski a través del Árbol de gente, en el 79 surge Zapata, propuesta escénica, denominada por Núñez, como investigación teatral en movimiento, en la cual observamos un cambio de rumbo en la labor del TIT, mayormente enfocada a la investigación teatral, con una fuerte influencia Grotowskiana, identificada a partir de la investigación documental y laboratorio escénico que distingue a este montaje, el cual, cabe añadir, forma parte de las propuestas presentadas por Núñez a la UNAM, a las cuales se añadiría la vista de Grotowski a la sierra huichola, como parte del desarrollo del llamado Teatro de las fuentes. En relación a Zapata, Miguel Guardia, comenta a través del suplemento cultural «Diorama de la cultura», del periódico Excélsior:

Zapata es un trabajo de investigación teatral en movimiento con el que intenta indagar, de acuerdo con nuestras urgencias, un mecanismo de evolución que nos lleve a cuestionar orgánicamente las posibilidades del fenómeno dramático que más nos corresponda a todos nosotros: público-actor/actor-público y desde nuestra particular geografía. Intentamos acercarnos a algunas de las innumerables riquezas que nuestro país contiene en el terreno  dramático para que, indagando los procesos de contacto humano que el teatro provoca, podamos investigar un arte escénico actual, lo suficientemente vital y articulado dentro de  nuestra sociedad como para intentar alimentarnos de aquello que, en su esencia, sólo el  teatro nos puede proveer, convencidos definitivamente, de que en cualquier sociedad el teatro, como el pan, es un alimento de primera necesidad (Guardia 1979).

Un año después de la venida de Grotowski a México, Nicolás en compañía de Oscar Zorrilla y Gabriel Weisz, a través del seminario de investigaciones etnodramáticas de la UNAM, estaría presentado el primer evento parateatral formal del TIT, bajo el nombre de Tloque Nahuaque (el dios dual). En él comienzan a explorarse la utilización de sitios no destinados para la escenificación teatral, haciendo uso del espacio escultórico de Ciudad Universitaria, así como la recontextualización de mitos de culturas ancestrales, como ya lo hiciera por aquél entonces  Grotowski, durante su periodo Parateatral y del Teatro de la fuentes. La dirección tripartita compuesta por Weisz, Zorrilla y Núñez, se encargó de crear la anécdota del viaje de Quetzalcóatl al Mictlán, con el fin de ofrecerle a los participantes la posibilidad de provocar en ellos a partir del espacio, imágenes y sonidos, la alegoría de un viaje infinito que creaba las condiciones necesarias para expandir la capacidad perceptiva de los participantes, contactando con su imaginario psíquico. A partir de este evento, los códigos estéticos y escénicos del TIT, poco a poco irán alejándose de las estructuras del teatro clásico.

Con Tloque Nahuaque y hasta el año 1987, en que se estrena La tempestad de Shakespeare, obra con la que Núñez regresa al teatro de representación con un recibimiento poco favorecedor por parte de la crítica teatral, el TIT iniciará una etapa dedicada a la creación de investigaciones teatrales participativas que eventualmente le irán trasladando del discurso teatral universitario hegemónico, al desplazado y eventualmente al marginal, al interesarse por la realización de un teatro poco convencional, que distaba mucho del teatro de texto que por aquel entonces se hacía en México.

Juan Villegas, en Historia multicultural del teatro y las teatralidades en América Latina, define a los discursos teatrales hegemónicos, como aquellos producidos por sectores culturalmente poderosos, como sería el caso en México de la Compañía Nacional de Teatro, que  desde los años 70, según Héctor Azar, comienza a acudir a las producciones millonarias, mientras el teatro universitario, al que pertenecería Núñez, pierde la brújula, como efecto de los acontecimientos de la década de los sesenta.

Para el año 1976, como se anticipó anteriormente, el TIT, comienza a ganar terreno en el discurso teatral universitario hegemónico, después de que Núñez colabora por algún tiempo con Héctor Azar, lográndose posicionar en la prensa cultural como responsable del resurgimiento del teatro mexicano en el extranjero con Sabaoth, sin embargo, esto duraría muy poco, pues a inicios de los 80, a partir del acercamiento e influencia de Grotowski en la labor del TIT, los códigos estéticos y teatrales del taller, al inclinarse hacia la parateatralidad, pierden poco a poco vigencia con respecto al discurso teatral universitario hegemónico en México, convirtiéndose eventualmente en un discurso teatral desplazado y finalmente marginal, a pesar del reconocimiento en el extranjero que el taller comienza a obtener en su primera etapa parateatral y participativa, logrando incluso la atención del director de teatro Richard Schechner, con la presentación de Tloque Nahuaque, así como la invitación a participar en el año 1983 con la investigación de teatro participativo Aztlán, en el Festival Mundial de Teatro de Nancy, en Francia, convirtiéndose después de Héctor Azar y Juan Ibáñez, en el tercer mexicano invitado a dicho festiva.

Villegas, menciona que uno de los motivos que ocasionan la marginalidad de los discursos teatrales, puede deberse a «la producción destinada a sectores culturales no hegemónicos; obreros, campesinos, lumpen, mujeres, niños, etc. De este modo no hay una esencialidad de la marginalidad teatral, por cuanto ésta es una categoría histórica» (Villegas 25). Tomando en cuenta que el público al que el TIT convoca a sus eventos participativos, es un sector de la sociedad limitado, interesado en explorar su ser interior y conexión con el cosmos a partir de experiencias psicofísicas y parateatrales, la posición que actualmente ocupa su discurso teatral, a diferencia de otros casos en los que la marginalidad proviene del emisor, en el que caso del TIT, pareciera venir del sector al que se dirige.

A inicios del pasado mes de mayo de 2013, por invitación de Núñez, tuve oportunidad de asistir por primera vez al entrenamiento psicofísico que cada semana los días lunes, miércoles y viernes, ofrece puntualmente de 7 a 8 de la mañana. Al llegar a la Casa del Lago, me sorprendió el descuido de las instalaciones, al grado que, por un momento, creí que me había equivocado de espacio. Finalmente di con el salón de danza, el cual, por cierto, lleva el nombre de Jerzy Grotowski, por sugerencia de Núñez. Al entrar, me encontré con un grupo de jóvenes sentados en el suelo en forma circular, atentos a las instrucciones del fundador del TIT. Una hora de trote contemplativo, aunado a una interesante dinámica de nombre Itzpapalotl, que explora entre otras cosas, la ubicación del espacio, confianza en el otro y atención total en el aquí y el ahora interna y externamente, ritmada por un tambor, me bastaron para dar constancia de la loable y honesta labor de Núñez de la que, hasta la fecha, tenía noticia únicamente a través de libros.

En una ocasión, Núñez me comentaba que a pesar de la oportunidad de integrar sus métodos de formación actoral al plan de estudios de la carrera de teatro de la UNAM, prefiere mantenerse fuera a fin de continuar siendo honesto con su forma de trabajo. A pesar de la situación un poco en el olvido en el que el taller se encuentra actualmente, en 2015 estará cumpliendo 40 años de labor ininterrumpida, razón suficiente, a mi juicio, para repensar su quehacer y las causas de la posición marginal que actualmente ocupa en el teatro contemporáneo en México.

_____________

Referencias

Anónimo. «Brillante puesta en escena de Sabaoth». Gaceta UNAM, 23 de abril de 1977, pp. 15.

Azar, Héctor. «Cinco décadas del teatro mexicano 1940-1990». 1992. Cultura mexicana 1942- 1992. México, D.F.: Seminario de cultura mexicana.

De Ita, Fernando. «La UNAM, invitada a concurrir al vigésimo aniversario del Festival Mundial de Teatro de Nancy, en Francia». Uno más uno, 14 de enero de 1983.

De Ita, Fernando. «Grotowsky, interesado en trabajar en México». Uno más uno, febrero de  1979.

De Marinis, Marco «Teatro rico y teatro pobre» 1993. Revista Máscara, año III No. 11-12: 83-95.

Dominguez, Cutberto. «Viaje parateatral: el corazón como un pájaro que vuela». Gaceta UNAM, 1981.

Guardia, Miguel. «Zapata». Diorama de la Cultura, Excélsior, 1979.

Mora, Juan Miguel. «Laberinto». Butaca 13, 10 de octubre de 1977.

Núñez, Nicolas. 2007. Teatro de alto riesgo. México D.F.: Universidad Autónoma de México.

Osinki, Zbigniew. «Grotowsky traza los caminos: del drama objetivo (1983-1985) a las artes      rituales (desde 1985) ». 1993. Revista Máscara, año III. No 11-12: 96-113.

Prieto, Antonio y Yolanda, Muñoz. 1992. El teatro como vehículo de comunicación. México,    D.F.: Editorial Trillas.

Villegas, Juan. 2005. Historia multicultural del teatro y las teatralidades en América Latina.   Buenos Aires: Editorial Galerna.

 _____________

Daimary Sánchez Moreno (Tijuana, 1983) es originaria de Tecate, Baja California, estudió Lengua y Literatura de Hispanoamérica en la Universidad Autónoma de Baja California. Se diplomó en habilidades y técnicas psicoterapéuticas en el Instituto de Gestalt Región Occidente y está por recibir el título de Maestra en Artes Escénicas por la Universidad Veracruzana.Es miembro reciente de la Asociación Mexicana de Investigadores Teatrales (AMIT). En el año 2011 fue acreedora al Premio Nacional de Dramaturgia Wilberto Cantón con la obra de teatro Are you bringing something from Mexico?, escrita con el apoyo del PECDA 2010-2011, del estado de Baja California. Ha publicado cuento, ensayo, dramaturgia y poesía en antologías y revistas de difusión nacional y entre sus publicaciones más recientes se encuentran Papalotl, obra editada por El Grafógrafo Ediciones y Are you bringing something from Mexico?, coedición realizada por Conaculta y Paso de Gato. Actualmente es becaria del Programa Jóvenes Creadores 2014-2015 en la disciplina de dramaturgia y es miembro fundador del Laboratorio de Investigación Escénica: La Clepsidra (LIEC).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s