Artículos/Diccionario | Ideas para el siglo xix

Ideas para el xix | El ángel del hogar

Por Natasha César Suárez y Josefina Sánchez-Moneny

Durante el siglo xix, con la caída del ancien regime, y la consolidación de la burguesía como estamento privilegiado, se hace necesaria la creación de un nuevo arquetipo de mujer en consonancia con los valores de esta nueva clase pujante. Con la creación de nuevos espacios de domesticidad, la mujer burguesa accede también al mundo de la cultura poblado por bibliotecas, revistas y periódicos, que hacia la mitad del siglo serán determinantes en la creación de un nuevo imaginario para la mujer. La presión con la que se ejercerá este ideario contribuirá a un estado de ansiedad reflejado literal y metafóricamente en las obras de aquellas mujeres que, desafiando la tradición, se atreverán a «attempt the pen» (Gilbert y Gubar, 30), reafirmándose por lo tanto, en un gesto que nos remite a una apropiación de lo fálico, como símbolo de poder.

El origen de la expresión «ángel del hogar» se atribuye al escritor victoriano Conventry Patmore, cuyo poema «The angel of the house» exaltaba las cualidades de la mujer en tanto criatura doméstica asexuada, sumisa, abnegada, llena de dulzura, pasiva contraparte del hombre y solo definida en relación a él: «Man must be pleased; but him to please/ Is woman’s pleasure; down the gulf».

Este nuevo modelo de mujer está dotado de cierto poder, pero siempre relegado al ámbito doméstico. A pesar de este aparente avance respecto al antiguo régimen, los nuevos modos de producción definen un tipo de mujer que se convierte en un modelo absolutamente opresivo y castrante. Las escritoras victorianas británicas, que son las que primero problematizan este conflicto de forma articulada, mostrarán en múltiples obras heroínas y personajes monstruosos que no son sino una alegoría de la mujer y concretamente la mujer escritora. Si «the pen is a metaphorical penis» como dicen Gilbert y Gubar (27), la decisión de algunas escritoras huérfanas de tradición literaria, de tomar la pluma en lugar de la aguja, crea en el texto seres dislocados, enfermos, huérfanos, aislados, que intentan conciliarse sin éxito con el modelo del ángel del hogar.

En la tradición hispana, la publicación de El ángel del hogar. Obra moral y recreativa dedicada a la mujer, de María del Pilar Sinués de Marco, establece un punto de partida doctrinario, contra el que se debatirán las imágenes de la mujer en algunas creaciones literarias posteriores, como por ejemplo las obras de Pérez Galdós o Pardo Bazán.

La obra de Sinués de Marco, varias veces editada a lo largo del siglo xix, promovía una mujer como imagen idealizada de los deseos de la sociedad española, y europea por extensión, con la intención de institucionalizar y legitimar ciertos modos de poder. Para este propósito la definición del rol de la mujer es fundamental, y así como se idealiza cierta imagen, también se demoniza la desviación de esta, como muestran, por ejemplo, la popular Fortunata de Pérez Galdós o las heroínas anoréxicas de las hermanas Brönte.

Este modelo ha permeado realizaciones literarias posteriores al siglo xix, siendo todavía vigente en algunos ámbitos. Por ejemplo, a inicios del siglo xx, desde la literatura de inmigración hispana en Estados Unidos, se ha retomado de cierta forma este ideal, muy a propósito del discurso conservador de los escritores y escritoras que pretendían, al establecerse en la metrópoli, exacerbar los comportamientos culturales de sus países de origen; se trata de una mujer responsabilizada con la transmisión de valores morales y en consecuencia la conservación de la nación, como se puede percibir en textos de Angelina Elizondo, Dolores Bolio y María Luisa Garza.

Algunas reinterpretaciones han tratado de hallar un consenso entre dicha tradición y la modernidad emergente, donde la mujer tiene un papel más activo a nivel social; así, este nuevo ángel del hogar tendría una función doméstica con proyección hacia lo público, pues se sugiere que la virtuosa madre y esposa viene a ser más bien un ángel ilustrado y culto. Tenemos una variación en el estatus de la mujer, que además de sus funciones dentro del ámbito doméstico se abre a su instrucción intelectual, para acompañar al hombre e ilustrar a los hijos.

No obstante estas reinterpretaciones, y a pesar de la voluntad de muchas escritoras de rebelarse contra este perfil, como Virginia Wolf, quien dice que esa imagen «bothered me and wasted my time and so tormented me that at last I killed her», la sombra del ángel del hogar ha sido y es alargada.

Fuentes

Gilbert, Sandra M, and Susan Gubar. The Madwoman in the Attic: The Woman Writer and the Nineteenth-Century Literary Imagination. New Haven: Yale University Press, 1979. Impreso.

Patmore, Coventry. «The Angel in the House». Coventry Patmore. Poems. PoemHunter.com, 2012. http://www.poemhunter.com/i/ebooks/pdf/coventry_patmore_2012_3.pdf

Woolf, Virginia. The Death of the Moth: And Other Essays. London: Hogarth, 1981. Impreso.

__________

Natasha César y Josefina Sánchez-Moneny realizan estudios de doctorado en el programa de Estudios Hispánicos de la Universidad de Houston. Ambas han publicado artículos en journals y revistas en Cuba, España y Estados Unidos. Actualmente son profesoras de lengua y literatura en el programa de pregrado de la misma institución.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s