Entrevista

Grabar en pasado, hablar en presente. Una conversación sobre “Grabado en ausencia” con Maricela Guerrero

loo6

Por Bruno Ríos

Sergio Loo es una de las voces de la poesía mexicana contemporánea que vale la pena conservar. Y brilla, no solamente por sus hallazgos que son siempre sorpresivos por su simplicidad, sino porque es una ausencia presente, un poeta póstumo que se lee en presente. Desde Sus brazos labios en mi boca rodando (2007) hasta Guía Roji (2012), Sergio prometía convertirse en uno de los poetas y narradores destacados de nuestro país. Tras su fallecimiento, muchos proyectos quedaron inconclusos. Y en esta ocasión, platicamos con Maricela Guerrero, poeta y amiga cercana de Loo quien nos explica un poco de un proyecto de poesía y grabado póstumo en el que Sergio es co-creador: Grabado en ausencia, de pronta publicación.

loo1

Hay algo estremecedor en leer a Sergio Loo. Y creo yo que lo que estremece no es necesariamente su ausencia. Es más bien su presencia ausente igual de irreverente y a la vez tierna que siempre. ¿Cómo vino a ser Grabado en ausencia?

 Pues así, estremecedor. Tardamos un poco en encontrar qué es lo que haríamos hasta que Sergio halló una solución muy generosa: elegir dibujos de mis hijos, grabarlos y componer poemas al respecto. Él eligió los dibujos y me dejó instrucciones, aprendí a grabar linóleo y conocí amigos muy queridos a partir de esa experiencia. Siempre pensé que me dejó el remedio y el trapito para hacer algo hermoso con las muchas cosas que platicamos y las otras muchas cosas que dejamos ocultas y que salieron con el grabado y el trabajo colaborativo.

loo2

Pareciera un ejercicio que nada tiene de extraño en el sentido de que la imagen que es pura imagen se complementa con lo invisible de la imagen poética. ¿Cuál es entonces la búsqueda que hace Sergio en el grabado, y cuál es el complemento del texto? ¿O es al revés?

Pues creo que Sergio se negó a dar por sentado que lo visual o lo escrito eran dos ámbitos separados, sino que los vio como una misma búsqueda. Y con este trabajo intenté crear un diálogo entre los dibujos, que poseen una gran carga emotiva compartida con la historia de Sergio, su hermana y la cercanía-lejanía, el trabajo de los padres, el crecimiento, y mi propia familia; por otro lado, llevar esas sensaciones  a la composición de unos poemas que recuperarán eso, un poco de nuestras conversaciones.

loo3

Lo que yo recuerdo de Sergio es siempre un ejercicio de modestia, aunque a veces fuera falsa modestia, pero modestia al fin. Y es lo que veo en los grabados, o en la propia idea del grabado como técnica, una modestia de fondo pero con una complejidad técnica. ¿Qué pasa cuando escribes tú con los grabados de fondo, o más bien, con los grabados de lado?

Básicamente me impuse una regla, no ilustrar. Y recuperar sobre todo el lado chispeante de las conversaciones con mi amigo.

loo4

Hay una reflexión continua en dos niveles de la técnica del grabado, o de su imposibilidad en los textos. Los grabados están ahí, como una copia de la imagen infantil. ¿Es también una traducción infantil el texto que está en la imagen? ¿Es el texto una imagen infantil también?

No sé, creo que Sergio y yo en muchos de nuestros trabajos recuperamos nuestra infancia como materia de composición, «Sí, tu niñez ya fábula de fuentes» dice Lorca, y, un poco, nosotros con él. Habría que pensar que infantil es algo menor en los términos en que Deleuze y Guattari plantean la escritura de Kafka, como una lengua haciéndose espacio en una lengua Mayor o hegemónica. El canon ha planteado una cosa con respecto a la poesía, pero desde las orillas la poesía  hace muchas otras cosas y plantear desde otra perspectiva la escritura.

loo5

Me cuentas que se van a hacer 20 cajitas con los grabados y el cuadernillo. 20 cajitas del buen Sergio. ¿Quiénes han hecho posible que salgan estas 20 cajitas? ¿Por qué éstas 20 cajitas?

Sergio y yo nos planteamos que sería un proyecto muy casero, muy amistoso y de ocasión, por eso intervinieron mis hijos, Eliseo y Sofía;  y la mamá de Sergio, Reyna Loo. También acordamos  que obsequiaríamos lo que saliera a nuestros amigos más cercanos.  Cuando Sergio se fue, me di cuenta de que solita no podría resolverlo, así que al proyecto se sumaron Paula Abramo y Xitlalitl Rodríguez quienes fueron compañeras del FONCA de Sergio, y luego se acercaron Valeria Caballero, Carlos Salazar, Arturo Neria, César Romero, artistas visuales y grabadores. Y pues ya tenemos las cajitas con foquitos de colores, para repartir en una fiesta muy muy amistosa.

__________

Maricela Guerrero Reyes (Ciudad de México, 1977) maestrante en Letras Latinoamericanas en el Posgrado de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, licenciada en Lengua y Literaturas Hispánicas. Ha publicado, entre muchos otros, .peceras (2013) y De lo perdido, lo hallado (2015).

 

Sergio Loo (Ciudad de México, 1982-2014) fue poeta y narrador. De su obra destacan Sus brazos labios en mi boca rodando (2007), Guía Roji (2012) y su novela House: retratos desarmables (2011).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s