Entrevista

Entrevista a Ulises Paniagua | Nocturno imperio de los proscritos

Nocturno imperio de los proscritos, Ulises Paniagua

Nocturno imperio de los proscritos, Ulises Paniagua

Por Luis Bugarini

—¿Cómo sucede la escritura de este libro?
Como un revulsivo, como un animal que destila veneno ante su predador, como la lucha entre el futuro oscuro y la esperanza luminosa (a través de lo enciclopédico, lo científico y la inclusión).

—El ritmo es una persecución constante en el libro. ¿Te interesa como un fin en sí mismo?
El libro sugería su propio ritmo, era indisoluble de su respiración. Un canto de odio va bien con versos de largo aliento. No puedo negar la influencia de «Howl», de Ginsberg. El ritmo es un fin en estos poemas.

—Este libro, ¿se escribió como unidad o fue creciendo de manera individual?
Hay unidad. Pensé siempre en una oda a los marginados, a los malditos. Pero los poemas se construyeron de manera individual aun cuando el libro viaja en una sola dirección. Primero pensé en un solo poema de gran extensión, lo que se nota mejor en la segunda parte. Sin embargo, como siempre he creído, cada texto exige su límite. Traicionar esta sugerencia resta naturalidad a lo escrito.

—¿Es posible unir vida y literatura?
Diría que es necesario. Si eres un escritor al estilo de Borges, las bibliotecas te quedan bien. Si buscas una literatura cercana a la vida, debes experimentar desventuras, sinsabores, aventuras y alegrías, amores y desavenencias pasionales, como recomiendan los directores de teatro a los actores. El escritor debe sentir las páginas.

—¿Qué ventajas ofrece la poesía por encima de otros registros?
La poesía es la fuente de muchos registros. Permite el ahondamiento al sueño, a la vigilia, a lo místico. La poesía es lo que se dice sin decirlo del todo, lo oculto que se muestra de pronto. Tiene una condición mítica que de pronto no alcanzan siempre otros géneros. Claro que uno encuentra poesía en películas de Fellini, en obras de Samuel Beckett, en novelas de Lezama Lima.

—¿Cuáles son los autores que te interesan, mayormente?
Los autores serios. Y no me refiero a que sean dramáticos o trágicos. El humor de Felisberto Hernández o de Oscar Wilde me parece delicioso, pero se trata de un humor inteligente y bien construido. Me gusta la literatura que tiene algo que contar más allá de una anécdota, me seduce lo simbólico o lo humano que ronda a una lectura. Por eso detesto los best sellers.

—¿Quiénes serían los escritores mexicanos que abrieron brecha en la forma de escritura que practicas?
Juan José Arreola, Julio Torri, José Emilio Pacheco, Juan Rulfo, Rosario Castellanos, en prosa. En materia de poesía, Xavier Villaurrutia y Efraín Huerta. Me apena, reconocerlo, pero también Jaime Sabines, en un inicio. A nivel latinoamericano, Cortázar, Carpentier, Onetti, en narrativa; y la poética de Pablo de Rocka, Vicente Huidobro, Marosa di Giorgio.

—Además de la narrativa y la poesía, ¿intentas otros registros?
A los veinte años practicaba el teatro. Escribí un par de obras que fueron premiadas en concursos universitarios. Luego exploré el guión cinematográfico. De manera tibia, ocasional, me he acercado a pequeños ensayos.

—Nocturno imperio de los proscritos es un libro de rostro grave, incluso solemne. ¿Es correcta esta apreciación?
En cierta manera, sí. Pienso en él más bien como una loa negra. No buscaba que fuera solemne, sino profundo. Aunque hay una parte lúdica en algunos asomos de paranomasia, en juegos en la construcción de frases y palabras. No es por defenderme, pero creo que se trata de una solemnidad clandestina, un treno de corsarios, no de esa tiesa corbata de la poética oficial.

—Finalmente, ¿qué opinas de la labor de las editoriales independientes?
El mundo ha cambiado. Las editoriales independientes han abierto caminos que permiten a escritores desconocidos llegar a sus lectores. Me parece una labor muy digna y noble. Lo que puedo pedir en un futuro, es que nunca desparezcan (y no lo harán, lo institucional está en crisis).

_________

Ulises Paniagua es narrador, poeta, videasta y dramaturgo. Ha publicado cuatro poemarios: Del amor y otras miserias (Fridaura, 2009), Guardián de las Horas (Eterno femenino, 2012), Nocturno imperio de los proscritos (Sediento Ediciones, 2013, Enciclopedia de las Letras Mexicanas), y Lo tan negro que respira el Universo (Fridaura, 2015); y tres libros de cuentos Patibulario, cuentos al final del túnel, (Mutibilda, 2011), Nadie duerme esta noche (Fridaura, 2012), e Historias de la ruina (Sediento Ediciones, 2013, Enciclopedia de las Letras Mexicanas).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s