Mar. Feb 20th, 2024
desmitificando la fertilidad

A lo largo de la historia, la fertilidad ha estado cargada de mitos y creencias populares que han influenciado en la percepción y las decisiones de las personas que desean concebir hijos. Lo curioso es que, a pesar de los avances científicos que arrojan luz sobre los procesos de reproducción humana, los mitos siguen más vivos que nunca y muchas personas basan sus decisiones sobre ellas. Por eso, en esta publicación, decidimos abordar el tema desmitificando la fertilidad. Tomaremos algunos de los mitos más comunes sobre la fertilidad y los desmitificaremos con información respaldada por la ciencia. Además, cuando sea pertinente, te daremos consejos útiles para abordar problemas asociados con la reproducción en hombres y mujeres.

Mitos de la fertilidad en hombres y mujeres

Desmitificar conceptos erróneos sobre fertilidad es necesario para brindar claridad a quienes desean formar una familia. La fertilidad es un tema complejo. Buscar la orientación de un profesional de la salud especializado es clave para abordar preocupaciones individuales y explorar opciones de concepción efectiva. ¿Listo? ¡Vamos a ello!

Mito: infertilidad después de un aborto

Existe la creencia errónea de que una mujer puede volverse infértil después de sufrir un aborto. Despierta temores y ansiedades en mujeres que todavía enfrentan los traumas de una experiencia tan dolorosa como el aborto. Sin embargo, es solo un mito. La mayoría de las mujeres no experimentan infertilidad como resultado de un aborto. Pueden volver a concebir en una nueva oportunidad.

desmitificando la fertilidad

En caso de que estés atravesando por un proceso doloroso luego de un aborto, te recomendamos probar alternativas, como el apoyo emocional de mifertilidad, que consta de conversaciones abiertas, grupos de apoyo con parejas, y tratamientos de fertilidad post aborto, para quienes presentan problemas para concebir, como monitoreo de la ovulación, estimulación ovárica, inseminación intrauterina y fecundación in Vitro.

Mito: la infertilidad es un problema exclusivo de las mujeres

Una buena parte de la sociedad cree que la infertilidad es solo un problema que presentan las mujeres. La realidad es que la infertilidad puede afectar tanto a las mujeres, como a los hombres. En muchos casos, a ambos. La evaluación de la fertilidad debe abordar ambas partes de la pareja para obtener un diagnóstico y tratamiento completo.

Mito: la edad no afecta la fertilidad

Otro de los mitos más comunes. Creer que la edad no afecta la fertilidad. En los hombres, por ejemplo, la calidad del esperma disminuye con el paso del tiempo. Y, en el caso de las mujeres, afecta la concepción y aumenta el riesgo de complicaciones durante el embarazo.

Mito: los anticonceptivos orales causan infertilidad a largo plazo

Los anticonceptivos orales son seguros y eficaces para prevenir el embarazo. Cuando se dejan de tomar, la mayoría de las mujeres pueden concebir con normalidad en poco tiempo, a menos que existan otros problemas de fertilidad subyacentes.

Mito: tener relaciones sexuales todos los días aumenta las posibilidades de concepción

Mantener relaciones sexuales todos los días no necesariamente aumenta las posibilidades de concebir. Mantener relaciones en los días fértiles del ciclo menstrual es más efectivo. El monitoreo de la ovulación y la planificación estratégica también son beneficiosos para la concepción.

Mito: solo se puede concebir en la posición correcta

La posición sexual no es un factor determinante de fertilidad. Los más importantes que haya eyaculación en la barriga. No importa si es de misionero o de “perrito”. La elección de las posiciones solo es beneficioso para la satisfacción y comodidad de la pareja.

mitos y realidades sobre fertilidad

Mito: la relajación es la clave para la fertilidad

Este es uno de los mitos que más hemos visto crecer en los últimos años. Especialmente con la proliferación de actividades asociadas a la relajación cuerpo-mente, como el yoga y el mindfulness. Aunque el estrés puede afectar la fertilidad, no es la única causa. La infertilidad puede deberse a factores médicos, hormonales o genéticos que no se ven afectados simplemente por falta de relajación. Es importante buscar ayuda médica si persisten las dificultades para concebir.

 

Por gacetilla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *